image

José Benlloch Fernández: Vila-real es una ciudad con alma de pueblo, una dicotomía que nos hace únicos

José Benlloch Fernández: Vila-real es una ciudad con alma de pueblo, una dicotomía que nos hace únicos

Una entrevista con el alcalde de Vila-real

José Benlloch Fernández (Vila-real, 1974) es licenciado en Derecho por la Universidad Jaume I - profesión que luego ejerció durante 12 años, especializándose en Responsabilidad Civil y Derecho Penal. Su andadura en la política local se inició en 2003 con un nombramiento como portavoz del partido político PSPV-PSOE y concejal en el Ayuntamiento de Vila-real.

En 2011 fue elegido alcalde de esa ciudad, hazaña que repitió en las elecciones de 2015 y 2019. Se describe a sí mismo como un admirador de la ciencia, el deporte y la política.

Señor alcalde, ¿cómo describiría Vila-real con sus propias palabras?

Vila-real es una ciudad con alma de pueblo. Una dicotomía, la de pueblo-ciudad, que nos hace únicos, porque nos permite avanzar como ciudad moderna, inclusiva, innovadora y sostenible, sin perder de vista nuestras raíces. Aquí todos nos conocemos en cierta forma, y eso nos da una mayor fuerza como comunidad para, juntos, avanzar, hacer frente a las adversidades como ahora la covid-19 y no perder oportunidades para el futuro.

¿Cuáles son los principales sectores económicos de su municipio y cómo se han visto afectados por la crisis de Covid?

La industria cerámica es, sin duda alguna, el motor económico de Vila-real y de nuestra área de influencia. Tenemos en Vila-real los principales grupos internacionales de producción cerámica, que generan empleo y riqueza. Un sector en continua transformación, innovador y puntero, que ha conseguido aplacar los peores efectos de la crisis, gracias a su capacidad exportadora.

Pero, aun así, la pandemia ha hecho estragos en nuestra economía, como en la de todo el mundo. Tenemos un 15,35% de paro, tres puntos más que antes del estallido de la pandemia, aunque seguimos manteniéndonos como la ciudad de la Comunidad Valenciana con menor desempleo.

Para el sector servicios, el comercio y sobre todo la restauración, como ha ocurrido en toda España, los efectos de la covid-19 han sido devastadores. Para ellos, hemos articulado ayudas directas y otras iniciativas municipales pioneras, como la bonificación de un 95% del IBI a los locales con negocios, con 3,6 millones de euros de inversión hasta ahora.

Inversión que pretende ser al menos un pequeño alivio para nuestras pymes y autónomos. Precisamente cómo está afectando la pandemia a las estructuras locales es uno de los retos que me he marcado como presidente de la delegación española en el Consejo de Poderes Locales y Regionales del Consejo de Europa.

¿Qué proyectos de modernización se han llevado o se están llevando en Vila-real?

Desde el año 2011, estamos inmersos en la modernización del modelo económico de la ciudad, sin dejar de hacer lo que mejor sabemos hacer: cerámica y agricultura. Hemos estado trabajando, de la mano de nuestras empresas, la sociedad local y la Universidad, en un modelo de ciudad innovadora.

De hecho, contamos desde 2011 con la marca de Ciudad de la Ciencia y la Innovación, que otorga el Gobierno de España, y presidimos desde 2017 la red valenciana de ciudades innovadoras. Esta apuesta por la innovación conlleva también un esfuerzo muy importante en modernización de la Administración, para tratar de ser más ágiles en dar respuesta al potencial emprendedor de nuestra gente.

Y también, por supuesto, en ámbitos como la digitalización y la innovación aplicada a la mejora del entorno urbano, con proyectos de Smart city y haciendo de nuestra ciudad un laboratorio vivo de soluciones urbanas.

¿Esto también incluye modernización de la agricultura local?

Por supuesto. La agricultura está en nuestro origen, en nuestro pasado, pero también es clave en nuestro presente y queremos que lo sea todavía más en nuestro futuro. Las competencias que tiene la Administración local en materia de agricultura son muy limitadas, por no decir ninguna.

Pero en aquello que está en nuestra mano, estamos acompañando a nuestro sector agrícola en el camino para modernizarse y mejorar su competitividad. Por ejemplo, con la diversificación o con la aplicación de métodos sostenibles e innovadores de gestión de plagas.

Con este objetivo, estamos colaborando con la Cooperativa Católico-Agraria de Vila-real -entidad centenaria y de gran arraigo en la ciudad, que engloba a pequeños agricultores- con un convenio de 20.000 euros para ayudarles en la creación de un insectario. También trabajamos en el desarrollo de un clúster agroalimentario que aproveche el potencial de Vila-real en el cultivo y comercialización de naranjas y nuevos cultivos, como la planta pionera de champiñones Manantial Vilamico, de la Fundación Manantial, que además es un proyecto muy interesante de inserción sociolaboral para personas con enfermedades mentales.

En torno a esta planta y a otras actividades agrícolas, trabajamos en el impulso de un clúster de industria agroalimentaria y también estamos colaborando con las asociaciones de regantes y propietarios en la modernización de riegos en el proyecto Pinella Fase II, para caminar juntos hacia un modelo de agricultura ecológica y más sostenible. 

¿Cuál es la esencia del Plan local de acción para el clima y la energía sostenible?

En estos momentos, estamos trabajando en la redacción del Plan local de acción para el clima y la energía sostenible; concretamente, nos encontramos en la fase de participación pública, con la organización de talleres. De lo que se trata, fundamentalmente, es de contar con un instrumento que nos permita conocer la situación de la que partimos en el ámbito local y fijar una hoja de ruta para avanzar hacia un futuro de mayor respeto y equilibrio con nuestro entorno.

El Ayuntamiento de Vila-real forma parte del Pacto de Alcaldes desde 2009 y estamos también comprometidos con los ODS y el Pacto europeo por el clima en otras redes como Ayuntamientos por el Clima o Un árbol por Europa. El cambio climático, la sostenibilidad energética y el desarrollo sostenible son, sin duda alguna, los grandes retos del presente y del futuro y Vila-real está plenamente comprometido con ellos, para dar respuesta desde lo local a un reto global que necesita ya de acciones concretas.

Finalmente, ¿ Que visión tiene para el futuro de su municipio?

La de una ciudad que cuida de los suyos y se cuida. Esto es, una ciudad generadora de oportunidades, moderna, innovadora y avanzada, pero comprometida al mismo tiempo con los más vulnerables.

Una ciudad inclusiva y soñadora, porque son los soñadores -los que ante un nuevo reto, en lugar de preguntarse ¿por qué? se preguntan ¿por qué no? - los que mueven el mundo. Una ciudad resiliente, sostenible, europeísta y consciente del papel clave que va a jugar el municipalismo en Europa.

Y todo ello, además, sin olvidar nunca nuestra alma de pueblo.  En Vila-real, hemos pasado de una ciudad labradora a una industrial y, ahora, a una ciudad industrial, labradora y de servicios del siglo XXI, inclusiva, sostenible e innovadora.

Newsletter

Zurück

Wachsende Stadt

Alle

Smart City

Alle

Grüne Stadt

Alle

Soziale Stadt

Alle

Neue Europäische Bauhaus

Alle

Interviews

Alle

Neueste