Available in: Comparta el artículo

Ahuyentando a los estorninos en Logroño

Una práctica municipal anual que busca mitigar los efectos nocivos de las aves ruidosas

  • 8 de septiembre de 2020 20:30
  • Author Tzvetozar Vincent Iolov
Medium starlings

José Manuel Zúñiga, el concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Logroño ha ofrecido hoy una rueda de prensa para informar sobre los avances en la reducción de las poblaciones de estorninos en la capital riojana. Explicó que los resultados preliminares fueron más que satisfactorios y que los trabajos de dispersión de las ruidosas poblaciones de aves debieron iniciarse más pronto este año, a principios de agosto, debido a las crecientes quejas de los residentes en julio.

En muchas zonas de Europa, los estorninos se consideran una plaga

Los estorninos son aves comunes que se encuentran en las zonas urbanas de Europa. Tienen un plumaje iridiscente negro y verdoso cubierto con pequeños puntos blancos. Estas son aves comunales a las que les gusta quedarse y descansar juntas en bandadas que pueden crecer bastante después de la temporada de apareamiento. También son aves muy ruidosas que, aunque no son muy agradables al oído, tienen la asombrosa capacidad de imitar otros sonidos, incluido el habla humana.

Cuando son numerosos, se consideran una molestia en muchas de las ciudades europeas. Aparte de la desagradable contaminación acústica, a menudo se los considera vectores de determinadas enfermedades que pueden afectar a los seres humanos. También pueden ser demasiado implacables con las cosechas de árboles frutales. En España, hay una temporada en la que está permitido cazarlos.

El Ayuntamiento de Logroño, sin embargo, ha apostado por algunas medidas alternativas de control. A la empresa especializada Larus Control se adjudicó un contrato municipal, por valor de 64 130 euros y dos años de duración, destinado al control de la población de aves.

“Tras el censo inicial, se comenzaron los trabajos de control poblacional, consiguiéndose en los tres primeros días desplazar a la mayoría de la población de estorninos, así de los 9.000 ejemplares registrados quedaron solo unos 1.000, cifra que se redujo a menos de 500 en la primera semana, reduciéndose de esta manera considerablemente las molestias en las zonas afectadas”, ha explicado el concejal Zúñiga.

En lugar de matar las aves, las técnicas utilizadas para el trabajo de dispersión consistieron en sonidos de alarma en movimiento, vuelos controlados de aves rapaces adiestradas y pirotecnia de baja intensidad. Los trabajos necesarios se realizaron durante las noches entre las 20:30 y 7:30 y continuarán según sea necesario hasta finales de marzo.

El funcionario municipal indicó que fue especialmente el uso de aves rapaces lo que se vio como el principal catalizador para introducir el factor miedo entre las grandes bandadas de estorninos y provocar un cambio de comportamiento y abandono de sus dormideros.



TheMayor.EU se opone a la desinformación y a la difusión de noticias falsas. Si usted encuentra ejemplos de éste tipo de noticias, escríbanos a info@themayor.eu