image

Barcelona residential plaza, Source: Ayuntamiento de Barcelona

Una visión 'supermanzana' para la Barcelona del futuro

Una visión 'supermanzana' para la Barcelona del futuro

Conversión a gran escala de calles y plazas en zonas de ventaja peatonal

Ya en el siglo XIX, el arquitecto urbanista Ildefonso Cerdá tuvo una visión innovadora de ayudar a su ciudad, Barcelona, ​​a salir del confinamiento de su perímetro medieval y extenderse de manera ordenada y fluida. De ahí nacieron los peculiares y distintivos bloques octogonales alineados a lo largo de las rectas avenidas que atraviesan el barrio del Eixample y que hasta hoy han sido un deleite para los turistas y aficionados a la arquitectura.

El Ayuntamiento de la capital catalana anunció ayer que el Plan Cerdá servirá de base inspiradora para un nuevo plan que llevará la urbanización local al siglo XXI al permitir más espacio para los residentes, peatones y zonas verdes. Este plan se llama provisionalmente modelo "supermanzana".

Las obras comenzarán en 2022

Esta iniciativa se decidió después de que se consideraran exitosas las “supermanzanas” experimentales de los barrios de Poblenou y Sant Antoni. Ahora, esto se aplicará a la creación icónica de Cerdá: el Eixample.

En catalán, la palabra 'eixample' significa expansión o ensanche, y una especie de expansión es lo que buscan los urbanistas, sin embargo, esta vez se refiere más a una expansión conceptual que, con suerte, generará una nueva comprensión de la vida en la ciudad.

Una de cada tres calles del distrito se convertirá en un eje verde, es decir, en carriles verdes enfocados a la biodiversidad y no al tráfico. El plan prevé la conversión de 21 calles en dichos ejes verdes y la creación de 21 nuevas pequeñas plazas o plazas para la socialización comunitaria.

Cuando todo esté hecho y listo, cada residente del Eixample vivirá a una distancia de no más de 200 metros de dicho eje o plaza verde. Una vez finalizadas las obras, se prevé liberar 33,4 hectáreas de espacio urbano para peatones, equivalente a un área como el parque de la Ciutadella.

La transformación de calles y plazas ya ha sido puesta a concurso de ideas públicas, con la condición de que las propuestas cumplan con los criterios de accesibilidad, sostenibilidad, eficiencia energética y bajo impacto ambiental. El coste previsto del plan está valorado en 36 millones de euros.

Newsletter

Back

Growing City

All

Smart City

All

Green City

All

Social City

All

New European Bauhaus

All

Interviews

All

Latest