image
1

Madrid va a envolverse por completo de un bosque

Madrid va a envolverse por completo de un bosque

El proyecto del Bosque Metropolitano proporcionará un anillo de vegetación continuo

Primero llegaron las carreteras de circunnavegación que circunnavegaban Madrid sirviendo como arterias circulares para los vehículos motorizados. Conocidas como M30, M40 y M50, son las vías de entrada y salida de la ciudad. Luego, en 2007, se completó la ciclovía Anillo Verde formando un círculo todoterreno que les dio a los más activos un espacio donde podían sentirse bienvenidos. A medida que avanzan las tendencias, la naturaleza también está lista para regresar a la capital española gracias a otro proyecto de circunnavegación: el Bosque Metropolitano.

Una corona de árboles de 75 km

El pasado verano, el Ayuntamiento de Madrid convocó el concurso para la creación del corredor periurbano que busca unificar los espacios verdes y parques ya existentes en el territorio municipal en una única copa periférica ininterrumpida de árboles. Su longitud, cuando esté terminada, medirá 75 kilómetros y su superficie será de 35,000 hectáreas y 450.000 árboles.

La introducción de una iniciativa de este tipo probablemente no requiere esfuerzo grande para convencer al público, pero aún así las autoridades estaban seguras de informar al público de todos los beneficios potenciales que traería el bosque. Servirá para reequilibrar la ciudad, reducir las emisiones de CO2, luchar contra el cambio climático, restaurar el paisaje ecológico de las zonas degradadas, aumentar la oferta de rutas peatonales y ciclistas, así como beneficiar la salud de los habitantes. Y no olvidemos la muy necesaria reducción de las islas de calor urbano en los pesados ​​veranos de Madrid.

El cinturón verde estará compuesto por especies nativas, representativas del patrimonio natural local y resilientes a los escenarios de cambio climático anticipados. Habrá senderos para caminar y practicar deportes, áreas habitables y otras instalaciones que incentivarán su uso para el esparcimiento y disfrute de los ciudadanos.

Para garantizar la continuidad, se construirán los denominados 'ecoductos' (puentes verdes) con el fin de salvar las principales arterias de transporte en determinados puntos y contribuir a la continuidad ecológica y funcional del corredor y las partes que lo componen.

Ojo! Que no lo consideren un bosque homogéneo

En general, el 80% de la infraestructura verde planificada ya está allí en forma de parques y espacios verdes, por lo que el proyecto implica la finalización del resto para llenar los vacíos y unir los parches en un todo unificado.

No obstante, las autoridades señalan que el cinturón verde estará allí para representar plenamente la diversidad ecológica en el territorio municipal y la variedad de sus suelos apoyará diferentes paisajes. Para ello, el proyecto se ha dividido en 5 lotes, cada uno de los cuales ha sido adjudicado a un contratista diferente. A cada uno de estos lotes de ecosistemas se le ha dado su propio nombre poético:

  • ENTRE MONTES NATURALES: Conexiones del monte de El Pardo con la de Valdelatas y Casa de Campo. Re-naturalización del eje fluvial del río Manzanares.
  • UNIENDO PARQUES URBANOS: Conexiones del Sistema Metropolitano de Espacio Libre, Valdebebas, Recinto Ferial, la cuña de O'Donnell, Vicalvaro, Valdebernardo y Cerro Almodóvar con la Nueva Centralidad del Este. Con ello se buscará crear un vínculo estable entre todos estos parques, que anteriormente habían estado aislados entre sí debido a la infraestructura vial.
  • EL ANILLO VERDE DEL SURESTE: Potenciación de los sistemas de espacio libre del extenso urbano al sureste, desde el Cerro de la Herradura hasta los Cantiles del Manzanares. Esta área verá la creación de dos nuevas paradas de Metro en la Línea 9.
  • LOS PARQUES FLUVIALES DEL SUR: Conexiones de los sistemas fluviales del río Manzanares y del arroyo La Gavia con la integración de grandes piezas periféricas de los parques autónomos de Entrevías, La Atalayuela, Mercamadrid y Butarque.
  • EN EL ANILLO METROPOLITANO: Integración del sistema metropolitano suroeste (Getafe, Leganés, Alcorcón) con la Casa de Campo. Rejuvenecimiento de los ambientes fluviales del arroyo Meaques.

Una vez que el Bosque Metropolitano de Madrid se convierta en un hecho (según se informa, llevará 12 años) también podremos hablar también de infraestructura verde. La nueva corona verde de la capital será una adición muy necesaria a una ciudad que seguramente enfrentará desafíos derivados del cambio climático, el calentamiento global y la desertificación.

Newsletter

Back

Growing City

All

Smart City

All

Green City

All

Social City

All

New European Bauhaus

All

Interviews

All

Latest